Text/HTML

EL EJERCICIO DE LA MISERICORDIA

Madox-Brown-Christ-washing-Peter's-feet.jpg

El Señor misericordioso dejó en claro que uno no puede simplemente glorificar la misericordia del Señor, sino que también debe ponerla en práctica en sus propias vidas. Le dijo a Santa Faustina que “Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia Mi. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte.” (Diario, 742) (In English it says: Diary, 74)

Entonces, Jesús la instruyó en las formas de ejercer misericordia.

“Te doy tres formas de ejercer misericordia al prójimo: la primera – la acción, la segunda – la palabra, la tercera – la oración. En estas tres formas está contenida la plenitud de la misericordia y es el testimonio irrefutable del amor hacia Mi. De este modo el alma alaba y adora Mi misericordia. Sí, el primer domingo después de Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero también debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada. A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas; ella ha de recordar a los hombres las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil.“ (Diario, 742)