Text/HTML

LA NOVENA DE LA DIVINA MISERICORDIA

El Señor misericordioso le dictó a Santa Faustina una novena que le pedía que orara antes de la Fiesta de la Misericordia a partir del Viernes Santo. Él la instruyó de esta manera:

“Deseo que durante estos nueve días encamines almas hasta el manantial de Mi misericordia, para que encuentren allí la fortaleza, el refugio y toda aquella gracia que necesiten en las penalidades de la vida, y especialmente en la hora de la muerte. Cada día traerás a Mi corazón un grupo de almas diferentes y las sumergirás en el océano de Mi misericordia y Yo conduciré todas esas almas a la mansión de Mi Padre... Todos los días implorarás a Mi Padre gracias para esas almas en atención a los méritos de mi amarga Pasión.”

Estas son las intenciones que Jesús asigna a los nueve días:

 

 

 

 

  • Primer día: Por todo el género humano, especialmente por los pecadores

  • Segundo día: Por las almas de los sacerdotes y religiosos

  • Tercer día: Por todas las almas devotas y fieles

  • Cuarto día: Por los que no creen en Dios y los que no me conocen

  • Quinto día: Por las almas de nuestros hermanos separados

  • Sexto día: Por las almas mansas y humildes y las de los niños pequeños

  • Septimo día: Por las almas que veneran especialmente la Misericordia Divina

  • Octavo día: Por las almas que estén en el purgatorio

  • Noveno día: Por las almas tibias